Letra, imagen, sonido. Convergencias y divergencias metodológicas y teóricas en el estudio de las relaciones entre los medios y el espacio urbano

Director

Dr. José Luis Fernández

Las relaciones entre los espacios y tiempos mediáticos y los espacios y tiempos urbanos tienen lugar hoy en el escenario de la cultura de la convergencia. Ésta se caracteriza por el flujo de contenidos a través de diversos y múltiples soportes mediáticos, un nuevo modo cooperativo y participativo de consumo de dichos medios por parte de las audiencias y, también, como un modelo de negocio que busca sinergias por parte de las industrias mediáticas. La convergencia, dice Jenkins, “representa un cambio cultural, toda vez que se anima a los consumidores a buscar nueva información y  a establecer conexiones entre contenidos mediáticos dispersos” (2008:15). Las nociones de cultura participativa e inteligencia colectiva se elaboran para dar cuenta de la praxis propia de esta nueva clase de relación con los productos mediáticos y la creación colectiva de significados. Se trata de un fenómeno que se ha ido gestando desde hace algún tiempo, y acerca del cual el sistema académico toma nota por el modo en que se desarrollan estructuras reticulares (Castells, 1995) y por la necesidad de prestar atención al usuario y a sus prácticas de consumo (Igarza, 2008).

La complejidad del actual escenario técnico-mediático obliga a repensar las nociones de producción y circulación de sentido (Verón, 1987) tal como las manejábamos para describir y explicar el impacto que efectivamente están teniendo las nuevas mediatizaciones en la dimensión significante de los fenómenos sociales. Como ejemplo de ese camino se encuentra el trabajo de Augusto Fausto Neto (2010), en el que revisa el concepto veroniano de circulación como distancia entre producción y reconocimiento del sentido, llamando la atención sobre el desfasaje que viene a traer el fenómeno del networking en el escenario actual de convergencia mediática. Así propone posibles definiciones de circulación de sentido como zona de interfaces o como puntos de articulación entre producción y reconocimiento.

En el cruce de los medios broadcating  y networking (Fernández, 2009) se ponen en tensión los modelos teóricos hasta ahora utilizados en el análisis de discursos de los medios. La hipertextualidad, pero especialmente la interactividad (Jenkins, 2008; Scolari, 2008) pone en cuestión tanto la figura de autor como los límites de los discursos online. La tradición de la teoría de la enunciación (Benveniste, 1999; Kerbrat Orecchioni, 1986) encuentra dificultades para explicar la co-presencia de voces en interacción en un mismo espacio institucional (sitio web, red social, medio de comunicación, etc.) en las que enunciadores y enunciatarios se construyen en las intervenciones de cada uno de los interlocutores.

Y si bien es imposible imaginar una gran ciudad sin mediatización masiva, su espacio está siendo ahora confrontado por medios de comunicación reticulares que ponen en cuestión nociones que parecían tan estables como las de conciudadano, vecino, emisor y receptor. Internet se vuelve interesante precisamente por esto; por primera vez, el conjunto de reglas que actúa sobre la generación a gran escala de discursos mediáticos comienza a poner en tensión el dominio de instituciones del sistema: canales, productoras, redacciones. Se pierden así parte de las condiciones desplegadas por esas instituciones, para integrar ahora a esas mismas condiciones productivas las lógicas individuales que se encontraban “atrapadas” en reconocimiento. Si antes estas lógicas alcanzaban a actuar en las gramáticas de producción de otros medios (TV, radio, prensa) nunca lo hacían sin la mediación de instituciones que actúan en el mercado de medios: consultoras, productoras, evaluadoras de rating, etc.

Sin embargo, esa descripción funcional no puede ser ingenua. Los medios, en tanto complejos sistemas discursivos construyen “realidad” social en el sentido más extenso del término; pero las ideas que los ciudadanos tienen de lo social se organizan en confrontación con las que se emiten en los medios, también a pesar de que sean estos quienes ahora puedan migrar a una posición de emisor. Estas ideas no son meros apéndices del funcionamiento mediático sino configuraciones que se construyen en tensión entre el accionar de los medios y las experiencias ciudadanas ancladas en el afuera mediático, del cual derivan modos particulares de comprender y ordenar el mundo. Además, no todos los medios y textos ocupan el mismo lugar: utilizan distintos dispositivos técnicos y lenguajes y crean y/o transponen distintos géneros y estilos. Es decir que si se pretende comprender su lugar en nuestra sociedad, se debe tener en cuenta todavía su especificidad.

Objetivos e hipótesis de la investigación 

Dentro de las relaciones entre espacio urbano y espacio mediático, nos interesan especialmente aquellas que dan cuenta de las mediatizaciones de la música, nuevas narrativas y los vínculos e identidades que ellas vehiculizan. Dos sitios en donde se observa claramente la interacción entre estos dos espacios son la web y aquellas instituciones sociales que organizan la oferta cultural en la ciudad. De ahí que  focalizaremos nuestro trabajo en el análisis de sitios web dedicados a los medios de sonido e informativos, a la música, a las problemáticas urbanas y a la ficción y construiremos mapas de centros culturales dedicados a la música en zonas urbanas a definir de la ciudad de Buenos Aires, incluyendo observaciones etnográficas para cualificar los diferentes centros. Otro punto que abordaremos es el de las relaciones entre los artistas musicales y sus públicos y sus transformaciones en el nuevo escenario mediáticos.

Objetivo general:

–       Continuar con el trabajo de articulación entre nuestro conocimiento previo de los vínculos entre medios de sonido y ciudad, agregando ahora metodologías etnográficas y estadísticas para dar cuenta de las nuevas situaciones de convergencia y divergencia entre espacios y tiempos mediáticos y espacios y tiempos urbanos.

Objetivos específicos:

–       Investigar las relaciones entre espacio urbano y espacio mediático en un contexto de debilitamiento del lugar de las instituciones y de la centralidad mediática.

–       Indagar la relación entre músicos, operadores de la industria musical y usuarios de sitios radiofónicos y musicales para explorar y cuantificar modos de uso, de delivery y de colaboración en la producción musical.

–       Estudiar modos y espacios de intersección entre redes virtuales y redes territoriales, concurriendo especialmente a centros y escenarios de ejecución musical de baja escala y de inserción barrial.

–       Establecer comparaciones entre el estado de circuitos broadcasting y networking de la vida musical.

–       Estudiar nuevas formas de intercambios discursivos (informativos, ficcionales, musicales) en espacios mediáticos y no mediáticos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*